La calidad del vino chileno

El vino chileno se ha caracterizado por una buena calidad, constante y a un precio razonable, lo que lo ha posicionado como el país vitivinícola del nuevo mundo por excelencia. La incorporación de tecnología ha permitido mejorar la calidad año tras año, lo que se ha traducido en mayores precios en el mercado internacional. Un factor determinante en la calidad del vino chileno es el clima mediterráneo, con estaciones bien marcadas, veranos secos, cálidos y con grandes variaciones de temperaturas entre el día y la noche, que puede alcanzar hasta 20 grados de diferencia. Los vinos blancos son descritos como frescos, fáciles de tomar, frutosos y de adecuado equilibrio azúcar-acidez. En tanto los vinos tintos chilenos se distinguen por su color y su cuerpo. El Cabernet Sauvignon chileno sigue siendo destacado y valorado, aunque nuevas cepas – como el Syrah y el Carménère ganan terreno.

Uva

Pulpa: Constituye alrededor del 85 % del peso del grano, es un tejido frágil, el cual al romperse proporciona el mosto. Esta compuesto por célula de varios tamaños con paredes celulares excesivamente delgadas, en ella se encuentra el azúcar que es almacenado en la uva en forma de glucosa (dextrosa), y fructosa (levulosa), en proporciones casi iguales, contiene aproximadamente 75 % de agua, ácidos tartáricos, acidos málicos, ácidos cítricos y otros en menor cantidad.

La pulpa contiene minerales y sustancias nitrogenadas tales como: fosfato, cloruros, sulfatos, calcio, potasio, hierro,proteinas, péptidos y aminoácidos libres que sirven como factores de crecimiento para las levaduras durante la fermentación.

Semilla: el grano puede tener hasta cuatro o presentar ausencia total de semillas. Constituye hasta el 3 % del peso del grano, contiene gran cantidad de agua y materiales leñosos. Tiene de 8 % a 10 % de aceite, el cual no tiene importancia desde el punto de vista enológico y no se corre el riesgos que entre en contacto con el mosto pues la semilla al no romperse no los libera. También se encuentran en la semilla ácidos, minerales y taninos, junto a los del hollejo le proporcionan la astringencia a los vinos tintos.

Ruta del Vino

Una de las actividades que más ha crecido en el último tiempo es el paseo conocido como “La Ruta del Vino”. Así como quienes viajan a la India siguen la ruta de la seda, en el sur del continente americano es posible seguir un camino entretenido, al aire libre, que lo llevará al corazón de la zona productora de vino en Chile.

Chile tiene la suerte de contar con terreno fértil en el cual es posible cultivar múltiples tipos de vinos, blancos y tintos, desde la región de La Serena al sur. Es un sector de valles rodeados de montañas, donde pueblos enteros se dedican a la producción y promoción de cepas reconocidas internacionalmente.

Esta zona productora de vino ofrece once rutas para recorrer, en las que el turista podrá conocer más sobre el proceso de producción de tintos y blancos, pasear por los viñedos y las viñas, aprender a catar y, obviamente, probar y comprar botellas de vino chileno para disfrutar en privado.

El viaje comienza en el Valle del Elqui, un lugar semi desértico que invita a caminar bajo el sol amable, donde se produce Carmenére y Syrah, además de exquisitos Sauvignon Blanc. Hay varias viñas para visitar, con recorridos que no superan los 45 minutos de duración.

Algo más al sur está el Valle de Limarí, donde el clima es un poco más húmedo, permitiendo la presencia de flores y árboles más grandes y frondosos. Aquí el verde claro cubre los valles, donde se produce Sauvignon Blanc, Chardonnay y Cabernet. Los vinos blancos son los mejores exponentes de la zona, gracias a la influencia del mar en la temperatura del ambiente.

Siguiendo hacia el sur, nos encontramos con el valle del Aconcagua, quizás el lugar más conocido para quienes gustan del turismo rural y vitivinícola. Con excelentes tintos y blancos, el protagonista es el Syrah y los vinos dulces. Los tours por las viñas duran más de una hora y varios viñedos ofrecen degustaciones de más de un tipo de vino.

Ya en la zona emblemática del vino en Chile encontramos el valle de Casablanca, donde las viñas más importantes tienen sus oficinas de venta. Son construcciones modernas donde se recibe a miles de turistas todos los años, debido también a su cercanía con la capital del país. A una hora y media de Santiago, Casablanca ofrece buen clima, exquisitos vinos y una atención de primer nivel.

A media hora del centro de Santiago está el valle del Maipo, lugar insigne de la producción de vino en Chile. En este lugar hay más de veinte viñas para visitar, donde se puede aprender sobre el proceso de recolección, producción, etiquetación y más. Los paseos incluyen información histórica y degustación de vinos dulces y añejos.

Valle del Cachapoal tiene el privilegio de estar cerca del Lago Rapel, un lugar de hermosos paisajes y mucha actividad turística. Está a pocas horas de la capital y los tours que se realizan en la viña en Rosario duran poco más de dos horas, con almuerzo incluido.

Otro punto importante para la producción del vino, y quizás el más turístico de toda la ruta, es el Valle de Cochagua. Con un boom de visitantes en los últimos cinco años, en Colchagua se han dedicado a producir actividades interesantes para los turistas, con museos, hoteles y turismo dedicado al vino. Destaca Santa Cruz, donde hay un hotel de lujo en el centro del pueblo, donde se puede probar vino producido especialmente para ese establecimiento.

La séptima región ofrece circuitos en el valle de Curicó, donde hay más de 25 viñedos, y el valle del Maule, en un camino que va junto a la Cordillera de los Andes. Aquí el Carmenere es la cepa más pedida, aunque se producen vinos más populares también.

El viaje culmina en el valle del Itata, donde los valles se llenan de vides que luego se convierten en exquisitos vinos blancos y tintos. Aquí se producen vinos nuevos y tradicionales, basados en la vitivinicultura española.

ENOTURISMO

Dado el auge de la empresa vitivinícola en el país, se forma en Santa Cruz, bajo la iniciativa del empresario chileno Carlos Cardoen la Ruta del Vino, con la idea de organizar y centralizar la operación del turismo en torno al vino. La Ruta del Vino ofrece excursiones de día completo o de medio día por las viñas del Valle de Colchagua. Otro atractivo que se incluye en el recorrido es la visita al Museo de Colchagua. Debido al éxito que ha tenido esta Ruta del Vino de Colchagua, otros valles donde se produce vino han imitado la iniciativa, por lo que actualmente existen 7 Rutas del vino en el país:

  • Ruta del Vino de Aconcagua
  • Ruta del Vino de Cachapoal
  • Ruta del Vino de Casablanca
  • Ruta del Vino de Colchagua
  • Ruta del Vino de Curicó
  • Ruta del Vino de Maipo Alto
  • Ruta del Vino de Maule

CEPAS NEGRAS

CABERNET SAUVIGNON
Cepa originaria de Francia que se caracteriza por presentar vinos de gran cuerpo y complejidad. Es por excelencia recomendado para larga guarda, como también para elaborar mezclas con otros tintos que potencien sus sabores, aromas y color.

CARMENÈRE
Originaria de Francia, es una cepa que se creía extinta debido a la plaga de Filoxera. Fue redescubierta en nuestro país, siendo actualmente un producto único en el mundo -contando con más de 1500 hectáreas plantadas en la actualidad-, aunque se cree aumentarán notablemente en los próximos años.

PINOT NOIR
Cepa originaria de Borgoña, Francia, que se caracteriza por su estructura taninosa baja, de cuerpo medio despertando sensaciones refinadas y sutiles en boca. La característica de los productos nacionales en comparación a los franceses, es que los chilenos son más livianos.

SYRAH
También llamada Shiraz por australianos y norteamericanos, es una cepa tinta que se caracteriza por su presencia aromática, alto grado alcohólico y gran cuerpo con tonos especiados y notas de cuero. Su mejor expresión la encontramos en el Norte del Ródano, o Cotes du Rhone, en Francia. Australia ha tenido el mérito de promover la cepa en todo el mundo, transformándola en emblemática de ese país. Contiene un gran potencial de guarda, que en mezclas con Cabernet Sauvignon lo hacen muy apetecible.

CABERNET FRANC
Esta cepa es utilizada en Burdeos principalmente en mezclas para potenciar al Cabernet Sauvignon, de carácter frutal y sabroso.

CEPAS BLANCAS

Cepas blancas para la producción de vino blanco en Chile.
SAUVIGNON BLANC
Cepa francesa que se caracteriza por su alta acidez y persistencia aromática. Aunque históricamente en Chile se comercializaba la cepa Sauvignonasse (cepa de menor calidad pero con características similares) como Sauvignon Blanc, actualmente se ha cambiado esta tendencia, logrando un mejor producto y correcta entrega al consumidor.

CHARDONNAY
Cepa francesa con la que se elaboran los mejores champagnes del mundo (Blanc de Blancs o Blanc de Noire). Es la variedad blanca con mayor cuerpo y sofisticación, de hecho es una de las pocas que acepta envejecimiento en barrica, para mejorar sobre todo ciertas tonalidades en su color, como también para potenciar ciertos sabores tostados atractivos y evolucionados.

GEWÜRZTRAMINER
Cepa originaria de Alemania que se caracteriza por su elevada intensidad aromática a flores como rosas, con una nota intensa y golosa a uva madura muy característica.
Aunque en nuestro país no cuenta con un gran número de hectáreas plantadas, la tendencia actual de probar nuevas cepas esta haciendo que su comercialización aumente notoriamente. Vale la pena notar que presenta características muy especiales en el caso de elaborar vinos de la línea Late Harvest, debido a su intensidad aromática y dulzor característico. No se recomienda su guarda, siendo el ideal su consumo entre los 6 a 18 meses de su embotellado.

RIESLING
Cepa alemana que se caracteriza por ciertas notas minerales en aroma, aunque no por eso menos equilibrada en cuanto a sus ácidos y dulces. Sus plantaciones se concentran en los valles de Curicó, Rapel y Maule.

LATE HARVEST (COSECHA TARDÍA)
Los vinos de este tipo no son, como muchos erroneamente creen, elaborados de una cepa en particular, sino que provienen de un proceso productivo distinto, un tratamiento especial que se realiza a las uvas, dejándolas madurar casi en exceso en la misma planta e incluso en algunos se les adiciona un hongo llamado Botritis o “Podredura Noble”. Este le aporta ciertas características especiales al producto, básicamente despertará ciertas notas dulces muy agradables al paladar.

SEMILLÓN
Cepa de origen francés (Burdeos) cultivada en Chile desde el siglo pasado que da vinos no especialmente atractivos dada su baja acidez y su aroma algo neutral (a veces herbáceo o vegetal). Ha sido progresivamente arrancada para dar paso al Chardonay

Cepas

La industria vitivinícola ha experimentado fuertes cambios a lo largo del tiempo, donde la introducción de cepas finas europeas a mediados del siglo XIX , el gran desarrollo tecnológico en la d&ecute;cada de los 80′s y el aumento en las exportaciones en los últimos 20 años, son los factore más importantes en el desarrollo de esta próspera industria.

Cabe mencionar que Chile y Chipre son los únicos países cuyas tierras se encuentran libres de filoxera, plaga que arrasó con los viñedos en Europa a fines del siglo XIX.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.